BIBLIA - CONFERENCIAS - DATOS DEL AUTOR - ESPIRITUALIDAD - ESPIRITUALIDAD IGNACIANA - FE Y POLÍTICA - LAICOS - MARÍAPARÁBOLAS Y FÁBULAS - POESÍA - RELIGIOSOS - TEOLOGÍA

 

 

 

 

PARÁBOLAS Y FÁBULAS

LIBRO SEGUNDO

Regresar al índice

PREFACIO

LIBRO 

PRIMERO 

LIBRO SEGUNDO
LIBRO TERCERO
LIBRO CUARTO

EPÍLOGO

 

 

LA VÍBORA Y EL SAPO 

LOS DOS HORNEROS

EL CAZADOR ATOLONDRADO

TIBURONES Y PIRAÑAS

TERO ARTERO

EL NIÑO Y SU COMETA

EL APRENDIZ DE EQUILIBRISTA

LAS LAPAS

EL LEÓN Y EL BUHO

ES... FINGE

LA TORTUGA DESAJUSTADA Y LA LIBRE PSICOLÓGICA  O LA LARGA HISTORIA  DE UNA TERAPIA BREVE

EBRIOS DE CORAJE

EL LEÓN PEREZOSO

¡QUÉ RATA!

 

I           

LA VÍBORA Y EL SAPO  (Regresar al índice)

 

                    Decía la víbora al sapo,

                   al tiempo que lo engullía:

                       

                        Me gustás porque sos guapo.

                        Mantenés la sangre fría.

                        Dominás bien tus pasiones.

                        Y sabés – sin gritería

                        ni suscitar discusiones –

                        aceptar con alegría

                        la fuerza de mis razones.

 

                        Por eso es que te distingo

                        con mi aprecio y te prefiero.

                        Vos sí que sos un amigo:

                        disciplinado, tranquilo,

                        nada esquivo ni altanero....

                        Vos tenés los atractivos

                        que de un buen amigo espero.

 

                        Merecés que te rescate

                        del fango y la oscuridad.

                        Sos un sapo de quilates

                        y me honrás con tu amistad.

 

                   Y pensaba el sapo, duro,

                   ya yerto por el veneno:

 

                        Áspid pérfido y perjuro

                        ¡ojalá me amaras menos!

                        Porque no aprecio tu apuro

                        por liberarme del cieno.

                        Yo estaba en mi agujero oscuro

                        más feliz con mucho menos.

 *****************************

                   Entiende la moraleja

                   siempre nueva y siempre vieja:

 

                                   Quien te devora en seguro,

                                   satisfecho de sí mismo

                                   y hasta finge en su cinismo

                                   que es su apetito amor puro,

                                   mientras te masca te alaba

                                   Con tal que te quedes quieto.

                                   Hay alabanza que es baba

                                   para comerte en secreto.

                         

 

 
 

                                                            II

                                                LOS DOS HORNEROS(Regresar al índice)

 

                                        Aquí me pongo a cantar...

- remedó a Fierro un hornero -

...porque está lloviendo fiero

y todo el mundo se embarra 

y hasta Eva en el secadero

colgó los trajes de parra.

 

¡Qué me importa que se mojen!

¡Siga cayendo la lluvia!

Que a mí, cuanto más diluvia,

mejor se me pone el barro.

No soy de esos patasucias

que tienen miedo al catarro.

 

¡Aprendan a chapotear

-         maulas – en el agua fría!

¡Venga agüita todo el día

mientras yo levanto el horno!

¡Esto es lo que yo pedía!

¡Lo demás... me importa un corno!

 

Seguía cantando el hornero

semejantes desatinos.

Vino un hornero vecino

y lo reprendió por eso:

¿A vos se te subió el vino

o es que estás perdiendo el seso?

 

¡Vos desbarrás de lo lindo

y hacés, de un buen barro, cieno!

Te aseguro que me apeno

con el fangal de tu grito.

Con seca y cielo sereno

va a sofocarte el polvito.

 

Vos los ofendés al cuete

sin pensar que habrá revancha.

Como chillido de chancha,

la burla de la culeca

te va a correr de la cancha

en el ardor de la seca.

 

La lluvia es un don de Dios

para bien de los mortales.

Bichitos y vegetales

se benefician con ella.

Vos, tu bendición echále,

pero sin buscar querellas.

 

Y si le molesta a otros,

vos deberías – por lo menos –

economizar veneno

y aplicarte a trabajar.

¿Es tu bien o el mal ajeno

lo que vos querés cantar?

      

* Hornero, Joâo do barro, es un ave sudamericana que hace su nido amasado de barro en forma de horno.            

 

 

 

                        III 

                        EL CAZADOR ATOLONDRADO  (Regresar al índice)

 

Por perder el tiempo en hacer puntería,

volvió un cazador con la alforja vacía.

 

Lo que al cazador por no molestarse,

sucede en la vida por no espabilarse.

 

No basta en la caza con quemar cartucho.

Ni basta en la vida con moverse mucho.

 

No asegura el ruido de la artillería

el buen resultado de una cacería.

 

Ni basta en la vida seguir los impulsos,

obrando sin ojo, sin tino y sin pulso.

 

No logran más piezas malos cazadores,

sólo porque sean sus armas mejores.

 

Y al fin de la vida cantará el morral

si uno apuntó bien o si apuntó mal.

 

Porque habrá en su bolsa lo que en ella eche

y según sus presas será su escabeche.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

IV

TIBURONES Y PIRAÑAS   (Regresar al índice)

 

Se inquietaron los buenos tiburones

por la voracidad de las pirañas.

Convocaron congresos y reuniones

para poner remedio a la amenaza

que prometía crear para la raza

esa conducta sin inhibiciones.

 

Expuso un tiburón, de cara trágica,

el fruto de sus investigaciones.

Haciendo gala de la jerga mágica

propia de economistas en funciones,

dijo en la atenta sala de reuniones:

 

A la luz de la curva demográfica

de esa pequeña especie de tragones,

de no tomar medidas algo drásticas

y una política de limitaciones,

es difícil prever por el momento

qué carne comerán los tiburones

si las pirañas siguen en aumento.

 

Y prosiguió el ponente: Las raciones

serán escasas. Y nuestro alimento

habrá que ir a buscar a otras regiones.

Y que índice actual, que detracciones,

que inflación, que producto calculado,

que ingreso anual per cápita o por rabo,

que si bajan o suben las acciones....

siguió pintando negras situaciones

ante los tiburones aterrados.

 

Sintiendo la barriga ya vacía

maduró la asamblea para el voto.

Y por guerra caliente o guerra fría

decidió a las pirañas poner coto.

******************** 

Y ya el lector a nuestro fabulista,

previendo la moral, da con el codo:

 

y es que el miedo madura decisiones

y una unanimidad, que de otro modo,

no es frecuente encontrar en tiburones.

 

 

V. TERO ARTERO  (Regresar al índice)

 

                                    El tero* pega el grito

                                           lejos del nido.

                                           Es un animalito

                                           muy advertido.

 

                                           Y como el tero,

                                           de elevados ideales

                                          habla el artero. 

Teru Teru: ave americana, parecida al ibis. Su nombre imita su grito.

 

 

                                                             VI 

                                 EL NIÑO Y SU COMETA   (Regresar al índice)

 

                                 Un pobre botijita se dio maña

     y concretó su sueño de purrete:

consiguió armar su propio barrilete

de papel fino y armazón de caña.

 

Gastó, para comprar papel de seda

y varios rollos de hilo de cometa,

el capital reunido en la colecta

                         - ¡para el Judas! – moneda tras moneda.                                               

 

                            Destinó a cola un trapo de cocina.

                            Y se robó también, apenas pudo,

                            la cacerola, para hacer engrudo

                            y - ¡por supuesto! – el tarro de la harina.

 

                            Y cuando tuvo el barrilete listo,

                            se fue, con un buen viento, de rabona

                            hasta un campito que hay en otra zona,

                            donde jugar tranquilo y sin ser visto.

 

                            Después de ensayos y de experimentos:

                            ¿Qué pasará que se me viene abajo?

                            logró por fin, a fuerza de trabajo,

                            equilibrar la cola con los vientos.

 

                            Subió al fin, como un cohete, el barrilete.

                            Y el muchacho le dio piola sin miedo,

                            Hasta que tuvo sólo entre los dedos

                            El extremo del hilo y el carrete.

 

                   Chiquito, en la distancia, allá en la altura,

                   su volantín le parecía un potrillo,

                   y él, su jinete, sobre el cojinillo,

                   galopaba con él por la aventura.

 

                   Gustando el fruto de tantos desvelos,

                   varios afanes y no poco afán,

                   ni pensó que pudiera en su zaguán

                   colársele un ladrón desde los cielos.

 

                   Sobrevino una racha sorpresiva

                   que arrancó de sus dedos los controles.

                   ¡Qué mala racha! – dijo - ¡Cara...coles!

                   manoteando el cordel que se le iba.

 

                   Gritó y pateó con rabia: ¡Mi cometa...!

                   Mas no tenía remedio su descuido.

                   La arrebataba el viento entre piruetas

                   sin acceder a llantos ni gemidos.

 ********************

                   Dice la moraleja de este cuento:

                   Si desfallece nuestra vigilancia

                   sólo por poco y aunque sea un momento,

                   pueden arrebatarnos la ganancia.

                   Y tras afanes y penar sin cuento,

                   nos pega el manotazo un elemento

                   sin respetar nuestro candor de infancia.

                   ¡Caro es el precio de nuestra ignorancia

                   y lo encarecen más nuestros lamentos!

                   Son impuesto agregado a la desgracia,

                   pues también, con el bien, los lleva el viento.

 

 

                                           VII 

                  EL APRENDIZ DE EQUILIBRISTA  (Regresar al índice)

 

                   Sobre la cuerda floja, a mucha altura,

                   su primera lección de equilibrista

                   - sin oír del maestro la cordura -

                   tomaba un aspirante a trapecista.

 

                   Y estaba tan seguro de sí mismo,

                   miraba tan de arriba al pobre viejo,

                   que juzgando superfluos sus consejos

                   arrojó el contrapeso hacia el abismo.

 ***********************

                               Así sucede a algunos principiantes

                               que ignorando el peligro, van seguros.

                               De puro verdes ya se creen maduros

                               y superiores a los que eran antes

 

                               Mas queriendo lucirse a toda costa

                               en el difícil arte de la cuerda,

                               por no seguir consejos se hacen....bosta

                               y se van, sin el método , a la ...arena.

 

 

                                                VIII

                                           LAS LAPAS   (Regresar al índice)

 

Las lapas o cucos son

ciertos moluscos del mar,

los cuales para evitar,

que los arrastre el turbión

fijan su caparazón,

como ventosa, a una peña;

el instinto les enseña

que si aflojan un momento

se las lleva el mar violento:

“No hay debilidad pequeña”.

 

Por eso, lapa, calláte.

Calláte, no abras la boca.

Cuando hierve el prororoca*

no hagas ese disparate.

Dicho a destiempo es dislate

hasta el dicho más discreto.

“Boca chiusa” sea, en concreto,

tu divisa de combate.

 

Es la paciencia el aguante

que sobrelleva lo duro.

Y es la impaciencia un apuro

que dice: “sufrí bastante”

y esto dicho, en adelante,

se desmorona y desiste.

Por el contrario consiste

la paciencia y allí empieza,

donde uno con entereza

resiste porque persiste.

 

Cállense. No abran la boca

las lapas en la borrasca.

Aunque les duela la guasca**

del agua contra la roca.

Aguantar firmes les toca

y tragarse los lamentos.

Sepan que los elementos

al fin amansan su furia.

Sufran calladas la injuria

hasta que se canse el viento.

 

Cállese el cuco sufrido.

Por callar, nadie revienta.

Cuando pase la tormenta

se verá si lo ha barrido

o si continúa adherido

al peñón de su lealtad.

Sólo un amor de verdad

resiste tan duro juicio.

Y si era virtud o vicio

se ve tras la tempestad.

 

·        Fenómeno natural del choque de las aguas del río y las del mar, a la salida del Amazonas, que produce un estruendo como de trueno lejano

**   Guasca: látigo

 

                                                IX

                                    EL LEÓN Y EL BÚHO   (Regresar al índice)

 

Andaba sombrío el León.

Lo tenía la envidia pálido.

¿Y sabes por qué razón?

¡Pues porque el Búho era sabio!.

 

Porque tenía el buen consejo

siempre a punto entre los labios.

Y de la zorra al vencejo

acudían a consultarlo.

 

Tanta popularidad

le resultaba un agravio

porque él siempre andaba solo

y los bichos a su paso

se hacían humo en la maleza

y gritaban. ¡León!  ¡cuidado!

 

Ruminando estos pesares

lo trajo su alevosía

a mostrarse en los lugares

donde el búho recibía.

 

Supo el sabio de inmediato

qué mal viento lo traía

a desparramar el hato

de su fiel feligresía.

 

Así que juzgó prudente

modificar el horario:

de noche atender su gente;

y de día, tranquilamente,

dormir en el campanario.

*********************** 

                  Al envidioso incurable

                  no le muestres lo que envidia.

                  No le dejes ver tu bien

                  porque tu bien es su tiña.

 

                  Y si te envidia un león

                  huye antes de que te embista.

                  Mira que a león envidioso

                  no hay búho que lo resista.

 

                  Porque si es tu bien su pica

                  y él en ti su alergia rasca

                  - garra grande en bestia chica -

                  te va a dejar hecho lascas.

 

 

                  X

            ES. . .  FINGE   (Regresar al índice)

 

Mujer hermosa y mala,

como la Esfinge,

primero te regala

luego te aflige.

 

Mira de ella,

no la cara y el busto

sino sus huellas.

 

Muchos la embarran

porque mirando el rostro

no ven las garras.

 

 

XI

LA TORTUGA DESAJUSTADA O LA LARGA HISTORIA DE UNA TERAPIA BREVE   (Regresar al índice)

 

Viendo planear al águila en la altura

deliró la tortuga:

 

¡Quién me diera volar allá en lo alto!

¡Codearme con los astros en ligero,

leve, sutil e ingrávido planeo!

¡Oh fuero singular,

privilegiado fuero

del que al blanquearse sube

en un candor de nube,

y - ¡libertad sin precio

y desgraciadamente sin rebaja!

si quiere subir sube

o si prefiere baja!

 

(No se asuste el lector

si sobreviene en el delirio un hiato;

es de tono poético menor

y de tenor artístico barato.

Pero es nuestro conato

reproducir fielmente el desajuste,

aunque, líricamente nos disguste).

 

¡ Amplias potentes alas!

¿Cuánto saldrá una prótesis como ésa

que al águila – de fábrica – regala

Madre Naturaleza?

Me resisto a creer que no halla en plaza.

¿Ignorancia? ¿Pereza?

¿O es que al importador no le interesan

porque no dejan margen de ganancia?

Pero al final de cuentas,

aunque existiera stock para la venta:

¿Con qué juego me banco esa ortopedia

yo, que no tengo rentas,

ni las tendré, si Dios no lo remedia?

¿Comprar a plazo? ¿En cuotas?

¡Tendría que ser idiota

y muy mal vendedor si se aventura

a un cobro a plazos con una tortuga!

 

(Observe el buen psicólogo

la súbita fractura en el monólogo,

síndrome de locura

del que uno se pregunta quién lo cura

si no lo enyesa un psico-traumatólogo).

 

¿Por qué triste destino

- dio en auto denigrarse la tortuga -

pertenezco a esta raza

que ha de arrastrar su grávida cachaza

y hozar el sucio polvo del camino?

¿Porqué he de ser - ¡a ver! –

de este rígido escudo prisionera

que, más que casa, es cárcel!

Triste sino, que engrilla y encarcela

e impone lentitudes de carreta

y un estupor cansino!

Mi espíritu está libre y me arrebata.

A mi cuerpo conmino,

pero no me obedecen ni las patas.

¡En vano es que mi Espíritu combata

si yazgo de barriga en el camino!.

Impotente se estrella la razón

contra el hecho de mi caparazón.

 

Por eso ¡Oh! ¡Quién me diera

- ya por metamorfosis ya por prótesis -

la dicha de volar hasta una estrella

como el águila aquella,

ágil, feliz, ligera,

de garra noble y apariencia fiera!

 

Estaba allí  la liebre

oyendo estas – digámosle – razones

y escuchando las quejas del quelonio:

¡Hermana, tienes fiebre!

- dictaminó la liebre - ¡Tentaciones

que para mal te inspira algún demonio!

¡Te debiera alegrar la fortaleza

segura de tu escudo!

Si lo tuviera yo sería mi gozo

y– ma ché calabozo! –

no viviría entre penas

bajo la protección de esas almenas.

 

Y eso tuyo, es reposo,

¿quién dice que es pereza

tu lento mas sesudo andar, calmoso?

¿Qué es lo que estás diciendo?

¿Cuál es la promoción que estás pidiendo?

¿También tú quieres cabalgar al viento

como el águila aquella

que desde sus alturas

no deja de buscar por un momento

su presa entre estas pobres creaturas?

¡Tú! que de frescas y olorosas hierbas

recibes alimento.

¡Tú! que firme y segura a nadie dañas....

¿envidiarás la acerva

crueldad de ese animal que al firmamento

sólo sube a buscar impulso y saña?

¿emularás a un águila'

 

¿Sabes que tus razones

me hacen volver en mí y me desengañan?

repuso con alivio la tortuga

alisando su frente

del surco de una arruga

que abriera allí su compulsión vehemente.

Agradezco tu ayuda

¡qué tonta he sido! y tú ¡qué inteligente!

 

Don’t mention it amiga

- le contestó la liebre -

uno hace simplemente lo que puede.

Y para su coleto:

Esto fue sólo una terapia breve

y ojalá que te duren sus efectos.

Mostró en amplia sonrisa

sus blancos incisivos al paciente

y se alejó de prisa

diciendo para sí discretamente:

¡Pues menudo peligro se conjura

hasta el próximo empuje de locura!

Tenemos por ahora

un carnicero menos.

¡Ya es bastante insegura esta llanura

y bien grandes los riesgos que corremos!

Y aunque por su cachaza

no sería de temer andando en tierra

sólo la idea me aterra

de que, con alas de águila y coraza,

se me viniera encima, en son de guerra!

 

Estos flemáticos introvertidos

son de temer cuando están agresivos.

Pero ¡esta cruza de águila y quelonio!

sólo puede inspirársela un demonio.

Razón tenía mi padre que decía

que no se vive sin psicología.

Pero ¡que Dios me asista!

porque aquí se precisa un exorcista.

 

Ella dice que es boba

mas si fuera verdad que es tan idiota

- ¡a mí no me joroba! -

¿no le bastaban alas de gaviota?

 

Y llegada al espejo de una fuente

vio que tenía una arruga

de honda preocupación sobre la frente

tal como antes la viera en la tortuga.

 

 

                                   XII

                                         EBRIOS DE CORAJE  (Regresar al índice)

 

                        Un viejo bebedor empedernido,

                        gran batidor de records de boliche,

                        de esos que “saben por haber vivido”

                        pero mueren lactantes del espiche,

 

                        a punta de puazos y vinillo

                        desafió a sus compinches de mamúa

                        a cruzar por el bosque de espinillos

                        en macho mano a mano con las púas.

 

                        Por no sentar figura de cobardes

-  cosa que arrostran sólo los valientes –

enfiló la majada de compadres

al monte en formación de combatientes.

 

                   Pero no hubo victoria, ni hubo emparde....

                   Apenas les mostró el monte los dientes,

 

                   tocaron retirada, haciendo alarde

                   de que meterse en el monte era imprudente,

                   sin guía y a esas horas de la tarde.

 

                         XIII 

                             EL LEÓN  PEREZOSO   (Regresar al índice)

 

                   Un león, Rey de la Selva, perezoso,

                   cansado de correr tras las gacelas,

                   convocó a sus vasallos temerosos

                   fingiendo estar con un dolor de muelas.

 

                   Y lamentándose de su desgracia

                   les dijo: En el dolor he comprendido

                   que sería menos cruel la democracia

                   que el despotismo con que os he regido.

 

                   Se impone una reforma del Estado

                   y liberalizar nuestras costumbres,

                   respetaremos al electorado

                   consusbtanciados con la muchedumbre.

 

                   Si hasta ayer, con tirano regalismo,

                   nuestro apetito os sometió a su vicio,

                   en adelante no será lo mismo:

                   prometo respetar vuestros comicios.

 

                   En medio de entusiastas ovaciones

                   recibieron los bichos el discurso

                   juramentándose entre aclamaciones

                   a dar todo su apoyo al nuevo curso.

 

,  Callaba el León, con gesto reverente,

                   ante la voz del pueblo, soberana.

                   Pidió por fin silencio, humildemente,

                   y prosiguió explicando su programa:

 

                   Ya no habrá – tronó el Rey – resentimientos,

                   ni incurriré en odiosas preferencias.

                   Me guiaré sólo por vuestra prudencia

                   y le someteré mis pensamientos.

 

                   Es claro cuánto bien para el Estado

                   y cuánta paz para la convivencia

                   derivarán de lo que he proyectado

                   si lo acatáis con celo y reverencia.

 

                   Interrumpiólo el pueblo nuevamente

                   delirando en patrióticos espasmos,

                   y diluyó en el mar de su entusiasmo

                   la cautelosa voz de los renuentes.

 

                   Acallando el clamor alzó la mano

                   y sacudió – soberbia – su melena,

                   culminando el discurso: Veo que es plena

                   vuestra adhesión, por eso voy al grano:

 

                     Tras mucho meditar he decidido

                     convocaros a libres elecciones

                     y ya nadie por mí será comido...

                     sino el electo en dichas votaciones.

 

                     Expresad libremente vuestro juicio

                      - pues sólo vuestro juicio me interesa -

                     todos, con voz activa en los comicios,

                     y libre voz pasiva a la Real Mesa.

 

                     Se hizo un silencio magno en la asamblea

                     como el que suele haber en una iglesia

                     pues les supo al final aquella oblea,

                     tras su fugaz hervor, vulgar magnesia.

                          *************************

                          No te ilusiones si un león promete

                          convertirse, por fin, de su fiereza

                          pues sólo va a cambiar lo que conviene

                          a su comodidad o su pereza.

 

                             XIV 

                        ¡QUÉ RATA. . .!   (Regresar al índice)

 

                     Requebró el rata-macho a su co-rata:

                     ¡Qué hermosa estás querida!

                     ¡Estás que matas!

 

                     Con un seco ademán, la tentadora,

                     Puso en raya al galán, frunciendo el ceño:

                     ¡Pues mantente a distancia por ahora

                     y no quieras saber qué pulgas tengo!

 

                     Acabo de ir a ver a mi doctora

                     y la verdá es que mato, te prevengo.

                     No sabes de qué mal son portadoras

                     ni qué malas las pulgas con que vengo.

 

                     No comprendió el ratón lo que decía.

                     Era común en su media naranja

                     andar de malas pulgas todo el día.

                     Creyó que la advertencia era una chanza

                     y persistiendo en su donjuanería

                     volvió con nuevos bríos a la carga.

 

                     Aflojándose un poco la corbata

                     fingióse herido,

                     la trató de ingrata,

                     recitó el repertorio conocido

                     con variazioni de énfasis y escalas.

                     Fue bardo provenzal, play-boy, mariachi,

                     amenazó, rogó, llamó a Cupido...

                     Bécquer, Nervo, Rubén...pero ella: ¡Nada!

 

                     Harta la rata de la lata erótica

                     y los requiebros del ratón-marido

                     cortó por fin serena y radical:

                     ¡Querido!  ¡Menos versos y más lógica!

                     No soy desamorada ni neurótica.

           

                     Soy – es verdad – una mujer fatal

                     mas mi fatalidad es epizótica.

                     Basta de versos. Vamos a lo real.

                     Mi doctora fue explícita y lacónica:

                     tienen mis pulgas el virus letal

                     de ese morbo que llaman la bubónica.

 

                     Sin tiempo a despedirse de su esposa

                     puso el marido pies en polvorosa.

 

                     Sólo atinó en su prisa, el buen consorte,

                     a manotear, de paso, el pasaporte.

 

                     ¡Pensar – reflexionó la abandonada –

                     que me juró su amor hasta la muerte

                     pero se va y me deja en la estacada!

 ********************

                          Fiel hasta que la muerte lo separe

                          ha de ser el esposo a su pareja.

                          ¿También aunque la muerte le depare?

                          ¡También!  Afirma nuestra moraleja.